Videovigilancia servirá para despedir.

El Supremo considera las grabaciones como una «medida justificada, idónea, necesaria y proporcionada».

El tribunal supremo avala el uso de las grabaciones obtenidas por las cámaras de videovigilancia como una prueba a la hora de despedir a un empleado.

El trabajador fue despedido tras más de 20 años de antigüedad al confirmarse en 8 grabaciones distintos hechos sancionables.

La misma empresa ya ha despedido a un total de 29 trabajadores.

El alto tribunal establece «el empleador no necesitaba el consentimiento expreso del trabajador para el tratamiento de las imágenes obtenidas a través de las cámaras instaladas en la empresa con la finalidad de seguridad, ya que se trataba de una medida dirigida a controlar el cumplimiento de la relación laboral»

El alto tribunal lleva desde 2016 aplicando varios pronunciamientos similares.

#seguridad #TribunalSupremo #tribunalsupremo #tribunalsupremoespaña #tribunalsupremojusticia #videovigilancia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 1 =